Ruta de la Guerra Civil – Historia 2017-12-08T11:45:49+00:00

Ruta de la Guerra Civil

HISTORIA

Para entender la existencia de todo este rico patrimonio bélico hay que remontarse a la primavera de 1938. En el mes de abril, tras las operaciones de avance del ejército franquista por Aragón y Cataluña, el ejército sublevado llega al mar, partiendo la zona aún en manos de la República en dos; ante las posibilidades que se le ofrecen a Franco, avanzar en dirección norte hacia Barcelona o hacerlo hacia el sur para tomar Valencia, éste decide optar por la segunda vía: tal vez para hacerse así con el campo valenciano, la industria saguntina y la ciudad de Valencia (con su importantísimo puerto para el ejército republicano), tal vez para alargar la guerra y así su victoria moral sobre el bando enemigo, o tal vez por ambos motivos.

Durante el mes de junio de 1938, la 75 Brigada Mixta se situará en las montañas cercanas a la población de la Vilavella, después de ver cómo el ejército franquista se dirige sin freno y prácticamente sin resistencia hacia la capital del Turia desde Vinaròs y, controlando la carretera Nacional, por cada una de las ciudades litorales (Benicarló, Torreblanca, Benicàssim, etc.) hasta Castellón de la Plana (14 de junio); ante la previsión de un choque de ambos ejércitos, el ejército de la República fortificará sin descanso la Sierra de Espadán aprovechando la ventaja militar que ofrece la posición elevada de las montañas. Mientras tanto, el movimiento de pinza del ejército franquista le permite avanzar a la vez por el interior, llegando a Onda y Betxí  (1 de julio) en los primeros días de Julio.

Objetivos militaresLas montañas de la Vilavella (Santa Bàrbara, la cota 221, el Castillo, etc.) se convertían en aquel momento en un valioso objetivo militar para ambos ejércitos, pues permitía, desde una posición elevada en la entrada a la Sierra de Espadán, controlar visualmente la llanura litoral de La Plana y con ella un nudo importantísimo de comunicaciones; por ello los dos bandos atacaron y defendieron estas posiciones produciéndose varios combates en los siguientes días, cuando las operaciones se desarrollaron en las inmediaciones de la Muntanyeta de Sant Antoni, la carretera de Artana a la Vilavella, Artana, Borriana (5 julio), y la zona rural inmediata a La Vilavella (El Puntal, Font de Cabres, etc.) por parte de las Divisiones 1ª, 4ª, 55ª y 84ª de Franco.

La zona aún en poder gubernamental quedó repartida entre diversas fuerzas del ejército de la República: la 208 Brigada Mixta en la zona del Puntal, la 36 BM hacia Betxí, la 203 en Nules junto a la 209, la 128 en la zona de Pipa (La Vall d’Uixó) o la 221 BM que combatiría en Penyalba. Por su parte, las montañas de la Mallá, la Selleta o Santa Bárbara, montañas limítrofes al sur con los términos de Nules y La Vall d’Uixó, quedaron defendidas por la 75 Brigada Mixta (a la que se agregaron dos batallones procedentes de la 128) hasta el día 7 de julio, en que las tropas franquistas de la 55 División tomarían la localidad, no sin la resistencia de los solados republicanos, que en los días previos consiguieron incluso inutilizar varios tanques enemigos.

Con la llegada de las tropas llamadas a sí mismo “nacionales”, el ejército republicano se retiraría tras el Barranc Rochet, quedando posicionado entre los términos municipales de Nules, Moncofa y la Vall d’Uixó y continuando con las tareas de fortificación en diversas líneas de resistencia. Quedando sus posiciones abandonadas en la Vilavella, éstas fueron aprovechadas por la 55 División, y cuando ésta tuvo que relevar a la 4ª en la zona del Puntal, sería la 83 División la que ocuparía la zona con la misión de avanzar hacia Valencia cruzando entre la Vilavella y Nules; sin embargo, ante la imposibilidad del ejército franquista de romper las líneas republicanas apostadas frente a él en los siguientes meses (en la llamada “Batalla de Levante”), el frente de guerra quedó establecido en esta zona, sin variar en exceso las posiciones hasta el final de la contienda, por lo que los dos ejércitos se dedicarían durante casi nueve meses a resistir y refortificar sus emplazamientos sin parar. La línea XYZ republicana o los abundantes vestigios en el término municipal de la Vilavella son testimonio de ello.